LOS INTRANSIGENTES

Hasta hace una semana exactamente he tenido un blog con el mismo lema y la misma dirección que este que comienzo ahora. Pensaba que me lo había eliminado algún enemigo mío (yo que presumo de no tener enemigos), pero es posible que no me lo haya eliminado ningún “jaquer” sino que se haya eliminado solo por no recibir suficientes visitas. Es un poco descorazonador que sea esta la causa. La verdad es que de ser esto cierto, no sé qué coños hago ahora iniciando otro blog. Bueno, sé que existen algunas personas que sí que me leen, así que lo haré por ellas y porque en el fondo me gusta lo que hago, o sea, porque para mí escribir es un placer.

Gracias a los que me leeis, aunque sea de vez en cuando. Voy a iniciar el blog con una reflexión sobre un tipo de personas con las que últimamente he tenido algún encontronazo que otro. Y luego volveré a escribir (ya no será igual) el último realato sobre ¿qué es el amor? (algún amigo no lo leyó y quería hacerlo)

 

No sé si es por la edad o por qué pero cada día huyo más deprisa de ciertas personas: Aquellas que se creen perfectas y no soportan que los demás se equivoquen y no perdonan los errores de los otros, y lo que es peor, no dándose cuenta de los propios. Es gente que no da las gracias y rara vez pide disculpas, en gran parte, porque ellos no se equivocan.
Dicen los neurólogos que el impulso a que responde el pedir perdón es el mismo que el de dar las gracias. Es posible. Pedir perdón y dar las gracias en el fondo es reconocer el valor del acto de los otros. Y la soberbia o el engreimiento hace que pocos de este tipo de personas pidan perdón y agradezcan los favores que les hacen los demás.
Estas personas consideran que están por encima de la media, son unos privilegiados ya que ellos siempre actúan de forma correcta, nunca se equivocan y no soportan que los demás lo hagan. Son esos a los que yo llamo intransigentes. Si están casados, su mujer hace lo que tiene que hacer, para eso es su mujer, y solo les reconocen las cosas mal hechas y nunca el mérito de las que han realizado bien. Si son padres, no soportan que sus hijos no sean perfectos, es decir, saquen las mejores notas, sean los más altos, guapos, etc. (algo natural por otro lado si tenemos en cuenta la edad). Si tienen amigos (cosa que no es muy normal pues poco a poco les van abandonando ya que se hacen odiosos) no soportan que tengan otra forma de pensar, otros gustos distintos a los suyos, etc. Porque , la opinión de los demás no vale nada, son ellos más cultos, más leídos y más instruidos. En definitiva, no aguantan que sean ellos mismos y no una copia suya. Pero esta forma de ser hace que con el tiempo se vayan quedando solos. Pero la soledad les hace cada más vez más intransigentes, hasta consigo mismo. Pero eso sí, si les preguntas si no les molesta la soledad, nunca reconocerán que sí y menos aún que lo están porque se han quedado sin amigos. Es porque a ellos no les hace falta compañía, están muy bien solos, tienen entretenimientos que les permiten estar en casa tranquilamente.

5 opiniones en “LOS INTRANSIGENTES”

  1. Ya veo que empiezas de nuevo y con energía. Yo ya te he leído. Y supongo que sí es cuestión de edad, al menos lo de aprender a huir rápidamente de la gente tóxica.
    No me creo que te hayan quitado el blog por falta de visitas… ¿no hay manera de recuperar lo que tenías ahí?

    1. Ya sabes. Llega un momento que no tenemos por qué soportar ciertas cosas. dice Alvaro qu epuede ser por eso. Algunas de las publicaciones las tengo así que las volveré a poner.

  2. La verdad es que personas como las que describes solo pueden inspirarme lástima porque con su comportamiento los únicos que pierden son ellos. Como tu bien has dicho: sin amigos, sin compañía… Solos.

  3. Más claro el agua. Los has definido muy bien, los intransigentes. Quién no conoce a alguno?.
    Saludos profe !!

Comentarios cerrados.