EL MIEDO A ELEGIR (o la crisis de los veintitantos)

Hay un video por las redes sociales de una joven veinteañera en el que comenta y define a los jóvenes de su generación . En esencia viene a decir que los jóvenes de su época no saben muy bien qué hacer con su vida. Que se sienten solos, que echan de menos épocas pasadas….. Y todo porque hasta ese momento han sido dirigidos por la “agenda” (así lo llama ella) de las instituciones o  de papá y mamá.  “La crisis de los veintitantos”, la llama. (¡Anda, que no le quedan crisis que pasar!)

Yo creo que, y en base a mi experiencia, el problema es que lo más difícil de la vida es tener que elegir. Decidir por uno mismo. En mi época de universitario leíamos un libro que estaba muy de moda “El miedo a la libertad” de Erich Fromm. No voy a hacer ninguna disertación porque no soy quién para hacerlo y porque ya no me acuerdo; pero la esencia del libro o lo que yo percibí entonces es que emanciparse de las “restricciones sociales”, que dice esta joven, (escuela, padres, iglesia, etc) cuando te llega el momento, o sea, cuando cumples los veintitantos, no es fácil. Te crea una sensación de vacío que no sabes cómo llenar, sobre todo en un principio. Es mucho más cómodo obedecer. Y todo porque elegir implica equivocarse y por tanto ser responsable y esto da miedo.
Cuando uno es niño, ante cualquier reprimenda, por algo que no hemos hecho bien, lo primero que decimos es “yo no he sido”. El problema viene cuando empezamos a ser nosotros mismos porque nosotros decidimos. Además, es mejor echar la culpa de lo mal que nos van las cosas a los demás. Son mis padres que no me entienden, es el Estado que no me proporciona lo que necesito, es mi amigo que es un egoísta, es mi novia que no me quiere….. Como decía Sartre : “L´enfer C´est l´autre” (el infierno es el otro).
Y es posible que todo sea causa de ese deseo desmedido que tiene todo joven de ser feliz. Y la felicidad es como querer retener el agua con las manos. Cuando crees tenerla, desaparece entre los dedos. Porque la felicidad es efímera. No es un estado. Son momentos puntuales. Cuando se es joven no se concibe que exista el sufrimiento. No, al menos para nosotros. Son los otros a los que les toca sufrir. Y todo porque les han enseñado (y aquí entramos los padres como causa de parte del mal que afecta a los jóvenes de esta edad) que la vida “es bella”. Porque no les hemos enseñado a sacrificarse (“ya lo harán cuando les toque”, dice más de un padre) ni a vencer las dificultades que nos presenta la vida cada día. Y no es verdad que la vida sea bella.
Yo a mis alumnos (algunos lo recordarán) les decía en clase al respecto: “la vida no es bella, quien os dice eso os está engañando. La vida es UNA PUTADA”. Lo cual no significa que debamos acobardarnos por ello y dejarnos vencer por el desánimo. ¡NO! Al contrario, eso tiene que servirnos de incentivo, de motivación. Debe animarnos a luchar. Y a no tener miedo a elegir ni a decidir por nosotros mismos. Y si una o dos o más veces nos equivocamos al elegir, no importa, habrá que seguir buscando hasta encontrar lo que anhelamos. Algunos lo llaman “la eterna búsqueda” (y se refieren a dios). No llego a tanto. Quizá sería mejor llamarlo “el necesario motor de la existencia”.
Así entiendo yo la vida de un joven (y ¿por qué no?, de todo ser humano): la vida es DECIDIR, ELEGIR, BUSCAR, ANHELAR, RECHAZAR…. Se elige profesión, se elige esposa o esposo, se eligen amigos, se elige, en definitiva, LA MANERA DE VIVR.  ¡Ah! Y se puede RECTIFICAR. No pasa nada por ello. Al contrario. “SIN MIEDO A LA LIBERTAD”.
¡ÁNIMO!

(AUNQUE A LO MEJOR ESTOY EQUIVOCADO)

2 opiniones en “EL MIEDO A ELEGIR (o la crisis de los veintitantos)”

  1. Claro que sí profe! !! La vida tenemos que vivirla sin miedo y siempre positivo y para adelante. Aunque yo creo que, como cualquier cambio, las etapas de la vida no es mas que hacerse a ellas yla manera en que las afrontas.
    Respecto a la falta de sacrificio en algunos jóvenes, es muy cierto que debemos enseñar a nuestros hijos desde temprano lo que ” cuesta” la vida y ganarse las cosas para que lo valoren más. Yo le suelo decir a mi hijo cuando llora porque no ha conseguido algo: ” Mi amor, en esta vida no podemos tener todo lo que nosotros queremos. Tienes que elegir, un juguete u otro, pero los dos no, así aprenderás a valorarlo más”. Es cierto, que no es más que un niño de 4 años pero el momento de empezar a educarlo es ahora y no cuando tenga 20 años. Ya será tarde para los dos…

Comentarios cerrados.